Los mercados abiertos y un campo de juego nivelado son esenciales para alcanzar la próxima #Digital Age

Hasta hace poco, pocas personas ajenas al negocio de construir y operar redes de telecomunicaciones habían oído hablar de Huawei. Eso cambió cuando lanzamos una línea de teléfonos inteligentes y luego tabletas y dispositivos de consumo que nos han llevado a la cima de la industria electrónica de consumo, escribe Simon Lacey.

Pero antes de convertirnos en una marca de consumo, establecimos una relación durante mucho tiempo como uno de los socios para operadores más confiables, confiables, innovadores y competitivos, que durante muchos años habían sido golpeados por la competencia de precios aplastante y los crecientes desembolsos de gasto de capital.

Simon Lacey es Vicepresidente de Acceso al Mercado y Facilitación del Comercio en el Departamento de Asuntos Gubernamentales Globales de Huawei Technologies en Shenzhen

Para 2015, nos habíamos convertido en el proveedor de equipos número uno del mundo para redes de telecomunicaciones móviles, un logro derivado en gran medida de los mercados abiertos y la igualdad de condiciones en el creciente número de países donde realizamos negocios. Los operadores habían estado esperando durante mucho tiempo la entrada al mercado de un jugador nuevo, más innovador y competitivo en costos para proporcionar una alternativa a los proveedores heredados que luego dominaban los mercados de equipos. Y debido a que este era el nuevo mundo de la desregulación del mercado, la liberalización del comercio y la integración económica inmediatamente después del establecimiento de la Organización Mundial del Comercio en 1995, los mercados estaban en su mayor parte abiertos y las barreras comerciales eran mínimas.

Hoy en día, la apertura del mercado y la igualdad de condiciones que beneficiaron tanto a Huawei y a las miles de otras empresas jóvenes que conforman el sector tecnológico global y la economía digital moderna están bajo ataque. Con la incierta trayectoria económica del mundo, no es momento de abandonar los principios que tan bien han servido a la economía global durante los últimos 60 años. Mientras estamos en la cúspide de una nueva era digital, con nuevas tecnologías como 5G listas para brindar ganancias de productividad, beneficios, nuevos modelos de negocios y nuevos trabajos que ni siquiera podemos imaginar hoy, no debemos abandonar los fundamentos subyacentes que nos han traído Hasta aquí, incluido en particular un compromiso con la apertura de los mercados y la igualdad de condiciones. Los mercados deben permanecer abiertos a todas las empresas, independientemente de su país de origen, y todas las empresas deben recibir el mismo trato en todas las áreas de la ley y la regulación. Solo así podremos beneficiarnos de un entorno competitivo que premia a los más eficientes, los más innovadores y los más centrados en el cliente.

Estos son tiempos preocupantes para muchos, con problemas como la ciberseguridad, la integridad de la red, la seguridad de los productos y la privacidad de los datos personales que son de suma importancia para los gobiernos, operadores y consumidores de todo el mundo. Pero estas preocupaciones no pueden ser utilizadas como un frente por los gobiernos para justificar medidas que en realidad no son más que proteccionismo y nacionalismo económico. Debemos apegarnos a los principios fundamentales de los mercados abiertos y a la igualdad de condiciones para las empresas y los consumidores en todos los países. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de enfrentar las oportunidades económicas y los desafíos que el futuro trae con un brazo atado a la espalda, así como cerrar la puerta a otros treinta años de innovaciones innovadoras y los muchos beneficios que estos prometen para nuestra vida diaria.

Simon Lacey es Vicepresidente de Acceso al Mercado y Facilitación del Comercio en el Departamento de Asuntos Gubernamentales Globales de Huawei Technologies en Shenzhen
Send feedback
History
Saved
Community


About the Author



Back to Top ↑