Casado aparta a Alonso como candidato del PP y Cs en Euskadi y nombra a Carlos Iturgaiz

“Vuelvo a la política ilusionado con la propuesta de Pablo Casado de liderar como candidato a lehendakari la coalición PP+Cs”, declaró este domingo Carlos Iturgaiz en redes sociales. “Es un referente moral y el candidato a lehendakari más votado de la historia del PP”, escribió el presidente popular. Con esos dos tuits pretendía cerrar el partido una semana de infarto y enfrentamientos públicos entre la dirección nacional y el PP vasco; entre el líder de la formación y su propio candidato electoral. Pero la decisión de sustituir a Alonso abre una herida en el corazón del partido desde los años de plomo de ETA.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, evitó aclarar este domingo los motivos de la sustitución de Alonso de la misma manera que hace unas semanas esquivaba las reiteradas preguntas de los periodistas sobre el retraso en la confirmación de la candidatura a lehendakari de su líder en Euskadi. Esa ambigüedad en sus respuestas, a la que contribuyeron también otros dirigentes del partido, evidenciaba un secreto a voces: la distancia sideral entre Casado y su barón vasco, que apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias y pertenece al sector moderado del partido. Pero el presidente popular telefoneó finalmente a Alonso para confirmarle como candidato. Fue el pasado 10 de febrero. Este domingo, 13 días después, volvió a llamarlo para decirle que había cambiado de idea y que le sustituía Carlos Iturgaiz, el mismo que, el pasado abril, molesto por haber sido relegado al puesto 17º en las listas del PP al Parlamento europeo, anunció que dejaba la política.

Antes de la llamada de Casado, Alonso se reunió este domingo en Madrid con el secretario general del PP. El líder de los populares vascos no se planteaba dimitir y había convocado para hoy una junta en Euskadi con el propósito de analizar el acuerdo de coalición con Ciudadanos y empezar a negociar con la dirección nacional para “reconducirlo”. El PP vasco considera excesivos los “dos puestos de salida” que Génova garantizó a Cs —actualmente sin representación en el territorio— durante una negociación que se llevó por completo en Madrid y de espaldas al candidato. Pero Casado no quería negociar con Alonso. Fuentes del PP nacional consideran que al no acudir el viernes a Génova para “analizar” el documento del pacto les estaba echando un pulso que no estaban dispuestos a jugar. El entorno de Alonso argumenta, sin embargo, que le convocaron diez minutos antes de la medianoche del jueves a una reunión a las once de la mañana en Génova y que en ningún momento antes le ofrecieron ver los términos del acuerdo. La respuesta de la dirección el viernes fue que se haría así, con o sin él, y que la decisión estaba “en su mano”. Este domingo, decidieron por él.

“Han matado al PP vasco”

García Egea aseguró que había sido “de mutuo acuerdo”, pero el propio Alonso explicó que había sido Casado quien le había llamado para comunicarle su relevo. La decisión cayó como una bomba en Euskadi. “Han matado al PP vasco”, lamentaba un dirigente. Los populares vascos consultados por este diario están convencidos de que el hecho de que todo se haya impuesto desde Madrid les penalizará en las urnas.

La dirección nacional del partido comunicó este domingo a Inés Arrimadas y a los presidentes provinciales del PP en Euskadi la decisión de nombrar a Iturgaiz. La crisis abierta con el todavía líder de los populares vascos y el método de la negociación con Cs han disparado el malestar interno en varios territorios. Dirigentes y exdirigentes del partido consultados por este diario creen que Casado ha hecho saltar por los aires normas no escritas, pero respetadas hasta su llegada, a la hora de elaborar las listas electorales y negociar pactos autonómicos. Todo se hace ahora desde Madrid. Consideran convenientes las alianzas con Cs—como el propio Alonso, que ya lo había intentado pese al rechazo de Albert Rivera—, pero creen que no se ha tenido en cuenta la distinta situación en la que se encuentra ahora el partido rival. En abril, les pisaban los talones (se quedaron a 200.000 votos de distancia), y ahora tienen apenas 10 diputados en el Congreso. Creen que la forma de negociar del PP ha contribuido a resucitar a Ciudadanos. Preguntado por esa inquietud en los cuadros del partido, García Egea se limitó a decir que esa alianza solo le preocupa “a la izquierda”. Las encuestas no son halagüeñas para el PP. Y el 5 de abril ya no será Alonso quien se examine, sino Casado.


About the Author



Back to Top ↑