Bruselas reprende a España por no avanzar en la sostenibilidad de las pensiones

Los países de la UE se someten este miércoles a la evaluación de Bruselas de las políticas y reformas requeridas. Y, como ya había sugerido, la Comisión Europea ha suspendido a España en la preservación de la sostenibilidad sistema de pensiones y en la adopción de medidas para fortalecer su marco fiscal. El Ejecutivo comunitario ha decidido, además, mantener a España bajo vigilancia por sus desequilibrios macroeconómicos: por sus elevadas deuda pública y privada, junto a otros doce países. Entre ellos están también Alemania o los Países Bajos, que siguen registrando elevados superávit fiscales.

La Comisión Europea publica este miércoles los informes por países que describen su situación fiscal, social, laboral y de competitividad. Se trata de una suerte de examen cuya eficacia los países de la UE ponen en entredicho (Alemania y los Países Bajos siguen con elevados colchones fiscales), pero que al menos sirve para sacarles los colores.

Los informes señalan que la deuda pública desciende desde el punto de vista agregado de los Veintisiete, pero todavía hay países con deudas cercanas o superiores al 100% de su Producto Interior Bruto (PIB) y, en su conjunto, los miembros del bloque comunitario siguen sin ser capaces de coordinar su política fiscal. “Los altos niveles actuales de deuda pública son una fuente de vulnerabilidad en algunos Estados miembros y una barrera para que los Gobiernos tengan estabilización macroeconómica cuando sea necesario. En Italia, Bélgica, España y Francia, los índices de endeudamiento no han disminuido, a pesar de las favorables condiciones económicas y financieras de los últimos años”, señala la comunicación aprobada por la Comisión.

En un entorno de crecimiento débil y con la amenaza del coronavirus, Bruselas también se detiene en el capítulo de la inversión. Los informes de la Comisión señalan que los países miembros siguen batallando para recuperar los niveles de inversión anteriores a la crisis, que estaban por encima del 3% del PIB. En parte, ello se debe a que los Estados con una posición más cómoda como Alemania o los Países Bajos siguen acumulando grandes superávit a costa de no invertir.

“La reducción de los niveles de deuda pública y privada avanza a un ritmo desigual. Y aunque los déficit por cuenta corriente en su mayor parte han sido corregidos, los grandes excedentes siguen siendo una preocupación”, sostuvo en un comunicado previo a la rueda de prensa el comisario de Economía, Paolo Gentiloni. También los mercados laborales han mejorado, aunque sube el porcentaje de población activa que sufre riesgo de exclusión social o pobreza.

Avances el servicios sociales y empleo

El informe se detiene a examinar los progresos que ha hecho cada país y su alcance. La Comisión admite algunos avances en España en el refuerzo de la capacidad de los servicios sociales y de empleo y en el campo de la eficiencia energética. Sin embargo, no ve ningún progreso respecto a la mejora del marco fiscal y a la preservación del sistema de pensiones, según los documentos elaborados por Bruselas.

En informes anteriores, la Comisión ya advertía de la medida adoptada por el gobierno de Mariano Rajoy para sus últimos Presupuestos consistente en vincular pensiones e inflación. Los técnicos, de hecho, consideran que esa reforma ya es permanente, de modo que Bruselas ha venido insistiendo a España que adopte medidas compensatorias para garantizar la viabilidad del sistema a largo plazo, sobre todo dado el reto demográfico y la elevada deuda que todavía arrastra el país.


About the Author



Back to Top ↑