Javier Bardem: “Hoy hay algún Hernán Cortés en el Congreso”

A menos de un día de viajar desde Berlín a México a rodar durante cuatro meses la serie Cortés para Amazon, Javier Bardem presentó en la Berlinale el miércoles The Roads Not Taken, una aproximación de Sally Potter a la demencia en que el actor español da vida a un escritor, Leo, que mientras es cuidado durante un día en Nueva York por su hija (Elle Fanning), vive otros momentos de posibles vidas paralelas: en México, con Salma Hayek, como un matrimonio que ha perdido a su hijo; y en Grecia, como un autor que busca el final de su libro. Todos son Leo, ¿pero en qué grado?

Bardem lleva la barba recortada para encarnar al conquistador español. A la segunda pregunta no aguantará mucho más, y sacará el móvil para mostrar su completa caracterización con peinado de época: en la pantalla del teléfono aparece un Cortés con un peinado a la altura del personaje. “Me gusta la cita de Octavio Paz que dice: ‘Es muy difícil amar a Hernán Cortés, es imposible no admirarle’. Cortés era un animal que destruyó un imperio, pero cómo no admirar a un hombre que provocó una guerra civil con tan solo 600 hombres, un puñado de caballos y tras hundir sus barcos. Olía el miedo, intuía por dónde venían las alianzas…”. Los guiones de los cuatro episodios de la serie, producida por Steven Spielberg, están escritos por Steven Zaillian basándose en un viejo libreto de Dalton Trumbo. “Se retrata también los abusos del imperio, que masacraba a los otros pueblos, y por eso Cortés pudo encender aquella chispa. A la vez, el español impuso la nacionalidad y la religión, algo que pasa hoy bastante en Europa”, explica Bardem. “Algunos beben en esas mismas aguas, y como nuevos Cortés en el Congreso se parapetan con lo de en el nombre de la raza, y declaran a otros enemigos solo por ser diferentes. Qué ganas de imponer. La extrema derecha reproduce el mismo comportamiento de los conquistadores”. En el reparto estará también Carlos Bardem y un grupo de actores españoles que se anunciarán la semana que viene. “¿Sabes lo que me atrae? Que Hernán Cortés está tan en las antípodas de lo que soy, que me encanta interpretarlo”.

Javier Bardem y Elle Fanning, en ‘The Roads Not Taken’. En vídeo, el tráiler de película y las declaraciones de los actores.

El actor defiende no usar elementos privados para construir personajes: “De joven no era así, me ponía tonto con lo de sufrir y buscar el dolor en mi vida… Ahora trabajo con mi imaginación y si estás en el camino adecuado las emociones surgirán por sí solas. Fluirán. Obviamente, en la parte mexicana del filme, que habla sobre la pérdida de un hijo y que filmamos en cinco días en Almería, algunas imágenes horribles me asaltaban. Y tal cual aparecían, salían de mí. No las busco, no las agarro. Para eso iría a terapia”. Al rodar todo en solo 20 días, Bardem se apoyó en sus dos compañeras: “Por suerte, ellas estaban siempre ahí, valientes, dándome confianza y libertad para arriesgarme”. Y prosigue: “Estos personajes son como chuches para los actores, porque los construyes desde cero. Las emociones están sobrevaloradas en el mundo de la interpretación. Llorar, reír, el aburrimiento… son solo sentimientos. En la vida, cuando nos dan una noticia, no buscamos la emoción, sino que sencillamente surge. En el cine, tiene que ser igual. Hay que crear las circunstancias para que los sentimientos aparezcan por sí mismos”. Por eso, cuando le preguntan por sacrificios, responde: “Por favor, he sido bendecido en mi profesión. Solo un 2% de los actores españoles nos ganamos la vida con este trabajo. ¿He perdido algo de privacidad? Puede. Intento llevar una vida sin extravagancias y disfrutar de actuar, mi pasión. La gente en la calle sacrifica muchas más cosas por sobrevivir. Las respeto y admiro. Soy un jodido suertudo”.

Para The Roads Not Taken, Bardem agradece que su personaje no se parezca en nada a él: “Mi abuelo materno tenía alzhéimer, y le recuerdo cuando yo era muy pequeño, sentado en el sofá, con sus bellos ojos azules mirándome sin reconocerme. Pero alzhéimer no es lo mismo que demencia, y menos aún que la demencia temporal. Sally me subrayó mucho esa diferencia, y que se puede desarrollar desde que tienes 25 años. Fui a conocer una asociación en Bilbao, que me invitaron a conocer a afectados y a sus familias. Es una enfermedad completamente impredecible, y quien la padece está delante de ti y al momento desaparece. Con estallidos muy violentos”. Pero el guion sí contiene una conexión con Bardem: el nombre de su personaje es el nombre de su hijo. “Casualidad, ya estaba así escrito. Pero efectivamente me atrapo aún más”. Y de Salma Hayek, una de las mejores amigas de su pareja, Penélope Cruz, cuenta: “La llamo Huracán Hayek, porque es así. Con ella construimos esa pareja sin hablar de lo que había pasado. Intuíamos el horror de esa muerte, en el rodaje creamos la atmósfera para que apareciera ese dolor”. ¿Por cierto, repetirá con Cruz en otra película? “Eso espero, porque durante años lo rehuimos, y ahora hemos descubierto que lo disfrutamos mucho. Y para la vida familiar es muy conveniente”.

“Las emociones están sobrevaloradas en el mundo de la interpretación. En la vida, cuando nos dan una noticia, no buscamos la emoción, sino que sencillamente surge. En el cine, hay que crear las circunstancias para que los sentimientos aparezcan por sí mismos”


About the Author



Back to Top ↑